miércoles, 2 de julio de 2014

COMO PROTEGERSE SALUDABLEMENTE DE LAS RADIACIONES SOLARES.

La luz solar se descompone en diversas frecuencias que varían dependiendo de la longitud de onda. El espectro de la luz solar, va desde el infra-rojo (las ondas más grandes) a los ultra-violeta (las ondas más pequeñas). Entre los infra-rojos y los ultra-violeta, están las ondas del espectro visible de la luz.

Artículo de Elena Arjona. Cosmetóloga de BioVegetalis.

Esto se explica más fácilmente viendo el siguiente gráfico.
RADIACIONES DAÑINAS.

De todo el rango de frecuencias que componen la luz solar, las que pueden alterar, irritar y quemar nuestra epidermis son las que tienen una longitud de onda más pequeña, es decir las ultra-violeta (UV).

Su pequeño tamaño posibilita que puedan “colarse” entre los huecos que dejan las células en la capa cornea de nuestra epidermis.

El resto de radiaciones solares con longitudes de onda más grandes, inciden en nuestra piel, pero no penetran en ella.

Las radiaciones ultra-violeta se subdividen en UVA, UVB y UVC.

La longitud de onda de las UVC es tan pequeña que no pasa la atmósfera. Estas radiaciones son absorbidas por la capa de ozono en la troposfera.

Por tanto tenemos que tener precaución con la exposición prolongada a las radiaciones de tipo UVA y UVB. Si conseguimos minimizar la incidencia de estas radiaciones, evitaremos las irritaciones, las quemaduras, el envejecimiento prematuro de nuestra epidermis y problemas mayores como melanomas.

Para ello lo más efectivo sin ningún género de dudas es evitar al máximo la exposición al Sol en las horas centrales del día en verano y en días despejados durante todo el año (desde las 12:00 hasta las 17:00). Si esta precaución la ampliamos utilizando cremas con ingredientes activos que fortalezcan el sistema inmunitario de la epidermis y que además contengan foto-protectores físicos, pues mucho mejor.

En un artículo anterior ya describimos y recomendamos algunos de los aceites vírgenes ecológicos dermo-protectores, que se encuentran entre los más efectivos de la naturaleza, para estimular los mecanismos de protección de nuestra epidermis contra las radiaciones solares.

Estos aceites BIO, los tienes todos disponibles en nuestra tienda on-line de graneles ecológicos. El artículo al que hago referencia, lo puedes leer en el siguiente enlace: PREPARA TU PIEL PARA EL VERANO 2014.

¿QUÉ SON LOS FILTROS O PROTECTORES SOLARES FÍSICOS?

Es toda barrera  física que impide la incidencia de los rayos solares sobre la superficie de la piel. Una sombrilla, un gorro, una camiseta, unas gafas de Sol, son protectores solares físicos que cumplen esa función barrera.

Ningún filtro solar físico evita que incidan radiaciones ultra-violeta en nuestra piel. Una camiseta o una sombrilla, podrá evitar que casi la totalidad de las radiaciones pasen, pero siempre habrá un porcentaje de rayos de luz solar que traspasen el tejido por el entramado de la tela e incidan sobre nuestra piel.

Es evidente que una crema no puede integrar en su composición una tela, pero sí podemos introducir en la fórmula componentes que no penetren en la piel y que generen sobre la epidermis una delgada película que refleje gran parte de los rayos que inciden en ella.

¿Qué ingredientes son esos? ¿Son inocuos estos ingredientes? ¿Ofrecen protección real, en que condiciones y durante cuánto tiempo?

Vamos por partes. ¿Qué ingredientes actúan como barrera física anti-radiaciones en una crema BIO?

DIÓXIDO DE TITANIO.

Es un óxido mineral de color ultra-blanco que refleja (como un espejo) las radiaciones solares que inciden sobre él. Aunque actúa reflejando (en mayor o menor medida) todo el rango de frecuencias lumínicas, es especialmente efectivo reflejando las radiaciones de menor longitud de onda, concretamente las UVA2 y UVB.

Nuestro dióxido de titanio tiene un tamaño de partícula de 200 nm, que es un tamaño muy superior al tamaño nano-partícula (100nm o inferior) que sí penetra en la piel.

Las partículas de nuestro dióxido de titanio, son demasiado grandes y por tanto se quedarán sobre la superficie de la piel y no penetrarán en las capas intermedias de la epidermis. Esto tiene ventajas e inconvenientes.

La ventaja es que, al no traspasar la capa cornea exterior de la epidermis, evitamos hasta el más mínimo riesgo de acumulación de dióxido de titanio en nuestro organismo.

Las desventajas son dos. Por un lado, al no penetrar en la piel y ser un óxido de color muy blanco, si la concentración en nuestra crema es muy alta o nuestra piel está ya morena, al extender la crema, puede quedar una capa visible blanquecina, pero que es garantía de la barrera física que hemos creado para protegernos de las radiaciones malignas..

Otro factor a tener en cuenta es que el sudor  progresivamente “lavará” las partículas de dióxido de titanio de nuestra piel, por tanto, si sudamos en exceso, tendremos que secarnos y volver a aplicar la crema con más frecuencia. Así mismo, si nos bañamos en el mar o la piscina, parte de la capa de partículas se desprenderá de nuestra piel y cuando salgamos del agua, tendremos que secarnos y aplicarnos de nuevo la crema foto-protectora.


¿DÓNDE COMPRARLO?

El dióxido de titanio no-nano, lo tienes disponible desde 50 gr, hasta los kg que necesites, en el siguiente enlace de nuestra tienda on-line: DIOXIDO DE TITANIO (NO NANOPARTÍCULA).

EL OXIDO DE ZINC

Es otro óxido mineral de color ultra-blanco. Refleja radiaciones UVA1, UVA2 y UVB, aunque a medida que nos acercamos a las UVB va perdiendo eficacia, por lo que es recomendable usarlo combinado en la misma fórmula con el dióxido de titanio.

Combinados ambos óxidos, conseguimos una crema que refleja de manera uniforme, todo el rango de radiaciones dañinas (UVA1, UVA2 y UVB).

Como en el caso anterior, nuestro óxido de zinc tiene un tamaño de partícula demasiado grande (200 nm) como para que pueda penetrar en la piel y pueda llegar al torrente sanguíneo o a acumularse en el tejido adiposo de nuestra dermis.

¿DÓNDE COMPRARLO?

El óxido de zinc no-nano, lo tienes disponible desde 50 gr, hasta los kg que necesites, en el siguiente enlace de nuestra tienda on-line: OXIDO DE ZINC (NO NANOPARTÍCULA).

¿Son inocuos estos óxidos minerales?

Esta pregunta ha quedado respondida en párrafos anteriores. Pero no está de más recordar que si el tamaño de partícula es grande (mayor a 100 nm) no podrán penetrar en la piel, lo que garantiza la total y absoluta inocuidad.


En la manipulación de los óxidos durante la elaboración de las cremas, necesitaremos una mascarilla protectora anti-partículas con homologación FFP3 NR para evitar que las partículas de óxido, que puedan quedar en suspensión en el aire durante el proceso de emulsionado, puedan ser inhaladas. La mascarilla adecuada la tienes disponible pinchando en el siguiente enlace: MASCARILLA ANTI-PARTÍCULAS HOMOLOGADA FFP3 NR.

¿Ofrecen protección real, en que condiciones y durante cuánto tiempo?

Si combinamos ambos óxidos y los integramos en la misma fórmula en la  proporción correcta, ofrecerán  protección física real frente a las radiaciones UV (UVA1, UVA2 y UVB).

Aplicada la crema sobre la piel seca, ofrecerá protección durante al menos 50 minutos, trascurrido este tiempo, tendremos que renovar la aplicación.

Si por el contrario estamos sudando mucho o nos hemos bañado, tendremos que renovar la aplicación más frecuentemente.

CÓMO INTEGRAR EN LAS FÓRMULAS DE LOS FILTROS FÍSICOS (ÓXIDOS MINERALES)

Se añaden en la fase oleosa. Y la proporción recomendable oscila entre 15-20% del total de ingredientes. Si queremos mayor protección podemos aumentar el porcentaje de óxidos, pero tenemos que tener en cuenta que la capa blanquecina sobre la piel será más visible a medida que aumentamos la proporción de óxidos en la fórmula.


POR ÚLTIMO RECUERDA

- La protección solar más efectiva es evitar la exposición prolongada a los rayos solares.
- Evita tomar el Sol en las horas centrales del día.
- Protege tus ojos y la fina piel de tus párpados, con gafas de Sol homologadas.
- Utiliza gorros de ala ancha que protejan tu cutis facial de las radiaciones.
- Renueva frecuentemente la aplicación de tu crema foto-protectora. Ten en cuenta que el sudor y el agua del baño, harán desaparecer parte de las partículas de óxido mineral que recubren tu epidermis y tu piel quedará, en mayor o menor medida, desprovista de la barrera física que la protege de las radiaciones solares.

OTROS ARTÍCULOS QUE TE VAN A INTERESAR SON:

Pinchando en  los enlaces que te ponemos a continuación, accedes a más información sobre ingredientes que te serviran para preparar y proteger tu piel y tu cabello ante la exposición solar.

PREPARA TU PIEL PARA EL VERANO, CON INGREDIENTES VÍRGENES DE CULTIVO ECOLÓGICO.

INGREDIENTES BIO PARA EVITAR LA DESHIDRATACIÓN PROVOCADA POR LAS RADIACIONES SOLARES.

No olvides suscribirte, para recibir todas mis actualizaciones, en tu email.

Ingresa tu correo electrónico:

RECUERDA CONFIRMAR TU SUSCRIPCIÓN, HACIENDO CLIC EN EL ENLACE QUE RECIBIRÁS POR EMAIL

2 comentarios:

  1. Hola, gracias por el interesante artículo. Me gustaría saber cómo se puede estimar el factor de protección de una crema casera con estos ingredientes, o al menos tener una idea, comparativa con las cremas comerciales, del grado de protección y la frecuencia con la que hay que renovar la aplicación. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Con métodos caseros es prácticamente imposible determinar, con relativa exactitud, el grado de protección de una fórmula, puesto que se requieren condiciones idénticas en todas las pruebas a realizar.

      El grado de protección real en cremas econaturales lo determina la cantidad de filtros físicos que tenga. Por lo que es fácil saber "a ojo" si el grado de protección es alto o bajo, puesto que como se comenta en el artículo, los óxidos minerales (cuando son macropartículas) quedan en la superficie de la piel "pintandola" de blanco y ofreciendo de este modo, una capa que hace reflejar los rayos solares que incidirían en la piel.

      La frecuencia de aplicación dependería del grado de sudoración. El sudor arrastra los óxidos, que a pesar de que se mantienen bastante bien pegados a la superficie de la piel, van poco a poco disolviéndose en el sudor y siendo arrastrados.

      Ni que decir tiene que si nos bañamos en el mar o piscina, cuando salgamos y nos sequemos, deberemos volver a aplicarnos la crema.

      La fotoprotección natural tiene la ventaja de no perjudicar nuestra salud, ni el medio ambiente, pero tiene el inconveniente de que son sustancias blanquecinas que "pintan" de blando la piel con las partículas de óxidos que hacen de barrera física impidiendo que los rayos solares incidan en exceso sobre nuestra piel.

      Espero que la respuesta te haya servido de ayuda.

      Un saludo.

      Eliminar